El aluminio un material liviano, hermético y seguro para el hogar

Pocos materiales son tan bellos, simples y relativamente económicos como el aluminio, con usos tan variados, que abarcan desde aviones hasta aberturas para el hogar.

No solo es el elemento más abundante de la tierra, sino además una opción amigable con el planeta, pues permite ser reciclado. El reciclado del aluminio es además uno de los procesos más limpios en este estilo, pues no se desprende ninguna sustancia tóxica o extremadamente perjudicial para el medio ambiente, y es aprovechable casi en un 100 por ciento.
Otras de sus ventajas principales es que el aluminio no es inflamable, un plus que hace a estos productos altamente recomendables tanto para hogares como negocios o escuelas.

Ventanas, cerramientos, postigones y cortinas son algunos de los productos en los que este material se destaca.
Su versatilidad y variedad de diseños vuelven a este material una opción ideal para aberturas de interior, pues su cierre es hermético y posee una importante resistencia al desgaste del tiempo y la humedad. Además claro de su posibilidad de ser fabricados a medida. Por esta razón, las puertas y ventanas de aluminio son ampliamente elegidas y utilizadas en varios ambientes de la casa, desde el dormitorio, pasando por sótanos o garajes.
También son una excelente opción para el armado de galerías, patios, techos o cerramientos con puertas corredizas, así como para encerrar piletas y solariums.
Su practicidad es otro de sus atributos, pues permite reemplazar aberturas con antiguos marcos o cerramientos deteriorados, parcial o totalmente, en una forma sencilla y rápida.

Entre sus desventajas, algunos especialistas reconocen que no resulta demasiado aislante del frío o el calor. A diferencia por ejemplo del PVC, que es una excelente opción a la hora de preservar el ambiente frío o cálido de un ambiente, aunque es cierto, su costo es también más elevado.

Las opciones estéticas brindan la posibilidad de imitar el tono de la madera, en el caso del aluminio lacado o utilizar el aluminio blanco.
Además, la limpieza es simple, basta con un paño humedecido, sin pelusas, con algún producto no abrasivo para recuperar el aspecto brillante original.

Es una opción que suele acompañar y combinar muy bien con otros recursos, diseños y materiales, como por ejemplo con otras opciones realizadas en hierro, igual de resistente pero mucho más pesado que el aluminio.
Otro punto a favor es que muy fácil de conseguir en todas sus variantes. Lo encontramos por igual en una herrería en Lanús o un importante estudio de arquitectura.

El aluminio en el embalaje y transporte de microscopios de alta precisión para laboratorios

El aluminio ha demostrado ser un material fácilmente aplicable a una enorme variedad de funciones en términos de embalaje y transporte. No solo protege al producto de los elementos, sino también de las temperaturas, algo que adquiere una gran importancia cuando hablamos de elementos de alta precisión para laboratorios, entre ellos, los microscopios.

Si bien en nuestra región se producen microscopios de muy buena calidad, también es cierto que su transporte es dificultoso, sobre todo debido a que este tipo de equipos requieren una calibración de extrema precisión. Los microscopios ópticos, por ejemplo, se encuentran entre los equipos más utilizados por los laboratorios de todo el país; motivo por el cual su correcto embalaje ha servido como una buena oportunidad de negocios para la industria del aluminio.

Más allá de que este material es excelente para proteger la estructura externa de los microscopios, también sirve como aislante de las temperaturas extremas que pueden llegar a afectar sus lentes ópticas. Esto significa que el aluminio es un aliado perfecto para el transporte de equipos de laboratorio, logrando de esta manera que su calibración en el lugar de destino sea mucho más rápida y efectiva.

Los microscopios de alta complejidad requieren, como toda aparatología científica, los más rigurosos controles a la hora de embalarlos y transportarlos. La estabilidad interna de sus instrumentos es esencial para que su funcionamiento sea el adecuado; razón por la cual existe un protocolo de transporte que requiere, entre otras cosas, el uso de aluminio como aislante térmico.

De más está decir que esto conforma una alternativa de negocios realmente atractiva para la industria; ya que nos permite expandir nuestro rango de acción e incluir en su alcance sectores que hasta hace poco tiempo eran totalmente inexplorados. De cara al futuro, resulta poco menos que inimaginable que el aluminio sea sustituido por otros materiales; ya que pocos presentan el mismo nivel de nobleza y resistencia.

Tal como vemos, el ámbito de la investigación científica, dentro del cual incluimos, por supuesto, al desarrollo médico y producción química, bioquímica y agroquímica, se traduce en una oportunidad para los que trabajan en el sector del aluminio, históricamente recluidos a un estrecho margen de acción, pero que poco a poco comienza a crecer y abarcar nuevas alternativas de negocios.

En este sentido, el transporte de equipos de laboratorio, y sobre todo microscopios y aparatología de medición de avanzada, pueden ser la respuesta que la industria estaba necesitando para seguir creciendo. Desde luego, será esencial contar con una infraestructura que nos permita, por un lado, ofrecer productos de primera calidad, y, por el otro, competitivos frente a la oferta llegada desde el exterior.

Ventajas del aluminio en aberturas y revestimientos

¿Por qué se extiende cada vez más el empleo del aluminio en puertas, ventanas y revestimientos? Es evidente que este material presenta sensacionales propiedades al momento de aplicarlo, ganando así terreno frente a otras opciones. En la actualidad, cuando las compañías de desarrollo inmobiliario comunican que sus proyectos poseen carpintería o herrería de aluminio consiguen posicionarse con firmeza en el mercado, creando un sello de identidad y jerarquía. Vamos a conocer las principales características y beneficios del aluminio en el campo de la arquitectura y el interiorismo.

Una ventaja trascendente es la multiplicidad de tamaños y configuraciones que pueden conseguirse trabajando el aluminio, con diseños variados que logran adaptarse a toda clase de requerimientos, sin importar la tipología de la obra. De esta manera, el aluminio puede funcionar a la perfección en las aberturas de una casa minimalista de elevada calidad constructiva y detalles de excelencia o en un sencillo diseño para un módulo estándar, por ejemplo en el caso de viviendas sociales.

En consecuencia, el aluminio puede hacer frente al elevado nivel de prestaciones de un edificio o torre de lujo, pero al mismo tiempo se puede adaptar a las necesidades de una construcción tradicional ubicada en un barrio periurbano. La simpleza de su modificación con fines estéticos y funcionales provoca que los herreros especializados no tengan prácticamente límites para moldear el aluminio, creando así diseños con un alto grado de personalización. En el mercado es posible hallar una extensa diversidad de complementos y accesorios realizados en este material, de fuerte impacto decorativo.

Con respecto al mantenimiento, las aberturas y revestimientos en aluminio no sufren los efectos de la corrosión o el deterioro por causas ambientales o climatológicas. Son capaces de sobrellevar la totalidad de su período de plena utilidad sin requerir acciones de mantenimiento. Muchas veces este beneficio es menospreciado cuando se analizan distintas posibilidades, pero la realidad indica que supone un importante ahorro en términos de tiempo y de dinero, sobretodo frente a otras opciones que necesitan un seguimiento constante.

Las terminaciones de las aberturas en aluminio pueden ser trabajadas privilegiando su apariencia natural o aplicando recubrimientos anodizados o de tipo orgánico. Gracias a estos detalles, las aberturas se enriquecen desde un punto de vista estético y ganan en cuanto a su potencial de resistencia en entornos con mayores amenazas ambientales, sumando una fortaleza extra a las condiciones intrínsecas del material.

En otro orden, el aluminio se destaca por su carácter hermético frente a la acción del viento y el agua, provocando entonces un incremento en la aislación térmica de las viviendas. Se trata de un material reciclable y sin presencia de toxicidad, que ofrece un amplísimo campo de acción para diseñar puertas y ventanas, adaptándose a los modelos y mecanismos más sencillos y a los desarrollos que incorporan las últimas novedades tecnológicas.

En el caso específico de las puertas de aluminio, resalta su excelente estabilidad y durabilidad, dos condiciones que hacen factible su uso en lugares con elevado tráfico cotidiano, garantizando igualmente un ciclo de vida útil que puede superar varias décadas. Aunque se trate de un material liviano, el aluminio posee gran fortaleza y aventaja de esta forma en términos de seguridad a otras alternativas clásicas como la madera.

Volviendo a sus excelentes prestaciones en cuanto a la eliminación de filtraciones de viento y agua hacia el interior de hogares y comercios, el aluminio es una gran opción en el diseño de ventanas. Su aspecto sobrio, elegante y con proyección de una imagen de limpieza lo convierte en una alternativa ideal para aplicar en diseños de corte minimalista o contemporáneo, integrándose a la perfección a la estética general de estos inmuebles.

La industria del aluminio y su importancia en los equipos de laboratorio

El aluminio es un material muy noble, y notablemente flexible, a tal punto que puede adaptarse para cumplir varias funciones, entre ellas, su integración con equipos de laboratorio de alta precisión, así también como en materiales de uso común en este tipo de establecimientos científicos.

Desde la perspectiva de la industria, existen numerosos proyectos de desarrollo tecnológico que buscan seguir ampliando las aplicaciones del aluminio en los laboratorios. Si bien podemos pensar que se trata de un material que no resulta particularmente económico, también es cierto que su enorme flexibilidad y resistencia lo vuelven un elemento más que deseable para este terreno.

El uso del aluminio en los laboratorios, y especialmente en los equipos e instrumentos de medición, es una tendencia que actualmente se encuentra en franco crecimiento en los países desarrollados. Nuestra región, sin embargo, aún se encuentra en una etapa primaria de integración, principalmente debido a los costos que acarrea en comparación con otros materiales.

Este crecimiento a nivel mundial le permite a la industria ampliar sus horizontes en términos de demanda, como es lógico, pero también lo obliga a realizar una fuerte inversión para entrar a jugar fuerte en el terreno. Buena parte del instrumental y aparatología, por no decir la totalidad de ellos, exigen la más alta precisión; con lo cual la industria local del aluminio deberá adecuarse a esas exigencias si quiere competir con productos llegados del exterior.

Más allá de la aparatología, los materiales de laboratorio también son una opción interesante para la industria del aluminio en general, sobre todo en laboratorios de investigación; donde se efectúan trabajos y mediciones no estandarizadas; motivo por el cual ejercen una fuerte demanda por materiales muy específicos.

La ciencia crece día a día, abriendo nuevas puertas y oportunidades para la industria. Esto, que a simple vista ya resulta interesante para el empresario del sector, se vuelve una necesidad de primer orden cuando consideramos que todos los terrenos de la ciencia deben confirmar sus resultados en un ámbito de laboratorio, con lo cual es fácil suponer que este nicho de negocios seguirá expandiéndose más y más a lo largo del tiempo.

Aquellos que se desarrollan actualmente en la industria del aluminio ya lo saben; pero siempre es oportuno aclarar que cuando hablamos de laboratorios y su gran demanda por este tipo de material, también debemos incluir a los laboratorios industriales, además de los que se dedican a realizar investigaciones, mediciones y controles en medicina, química y bioquímica.

Las oportunidades que se presentan en este terreno son, al menos por el momento, difíciles de estimar; lo que sí podemos afirmar es que un campo de acción de tamaña envergadura, cuyos límites de crecimiento no pueden evaluarse con precisión, se convierte en un objetivo primario para la industria. Cualquier empresa que logre instalarse como proveedor de materiales de aluminio para laboratorios sin dudas tendrá su rentabilidad asegurada en el largo plazo.

No obstante, siempre hay que ser cautos acerca de esto, en especial cuando hablamos de negocios que aún no han sido analizados con minuciosidad. Conviene estudiar detenidamente cuáles son las contras de este sector, además de sus puntos a favor, habida cuenta de que los costos de importar materiales del exterior, especialmente de los países asiáticos, es menor que el estimado al comprar aluminio de industria nacional; motivo por el cual la competitividad aún reclama una clara legislación que proteja y estimule a los productores locales.